martes, junio 19, 2007

El paso del tiempo

Pasábamos casi todas las tardes en casa de nuestro amigo Víctor. Era una de esas casas antiguas de techo alto, con un patio inmenso y tan lleno de árboles que, no podías notar donde terminaba. Allí fue donde incontables veces jugamos a todo lo que se nos ocurría; desde ser exploradores en la selva africana, hasta constructores de una casa en el árbol que a penas nos cobijaba a todos, por lo que teníamos que turnarnos para subir. Ese era todo el mundo que queríamos, donde nosotros poníamos nuestras propias reglas y donde no necesitábamos ser los más inteligentes ni los primeros del curso o los más ordenados, solo teníamos que estar dispuestos a pasarlo bien y a contribuir con el juego de la tarde.

Eran otros tiempos donde por supuesto la vida era mucho más fácil y el futuro no era un tema para ninguno de nosotros, el tiempo era algo de lo que nunca nos preocupamos, solo sabíamos que cuando ya empezaba oscurecer era momento de la retirada; cosa de no enojar a la vieja y no nos castigara con no dejarnos ir a nuestras juntas de las tardes. No recuerdo muy bien si alguno de nosotros usara reloj, yo por mi parte nunca quise usarlo y nunca lo necesité, la hora no pasaba por nosotros y los minutos y segundos eran solo un dato anecdótico en aquellas tardes. Cuando nos tocaba alguna pichanga con los niños de los barrios contiguos, nunca nos regimos por el estricto horario de un partido normal, sino que se jugaba hasta que ya la vista no diera más y la pelota se perdiera en la tenue luz de los postes, ya no importaba el castigo de mañana o que tu vieja llegara a buscarte de una oreja por demorarte tanto en llegar a la casa, en ese caso el honor estaba primero que todo y vencer en aquellos partidos era de vida o muerte.


Como ya lo dije, eran otros tiempos. La noción del tiempo ya es una parte cotidiana de la vida, todo gira en torno a horarios que cumplir y reglas que seguir. A medida que crecemos, somos mucho más esclavos del reloj y viene a nosotros esa estúpida idea de “perder el tiempo”. En estos días si es que no te encuentras realizando una labor productiva, académica o si simplemente pasas una jornada sin hacer algo, irremediablemente viene a ti la idea de que estas dejando pasar momentos importantes por quedarte acostado o no hacer lo que se supone que deberías hacer. Maldito el día en que llego a mi cabeza la idea de que la vida es corta y hay que aprovecharla y maldita la hora en que me creí todo ese cuento. Siempre estamos atrasados para algo, todo el mundo corre a todos lados y la vida pareciera que pasara más de prisa. Las horas de descanso se hacen cada vez más cortas y los momentos que quisieras se hicieran extensos parecen que pasan en un suspiro. O acaso no se han dado cuenta que ya estamos a mitad de año y si parece que fue ayer que nos abrazábamos por el año nuevo?

Quizás soy de esas típicas personas de las cuales se suele decir que han perdido mucho tiempo en su vida; luego de salir del colegio me tome mi tiempo para elegir una carrera; creo que elegí bien, pero aun así en algún momento me aburrí de del mundo y me arranqué. Muchos podrán decir que perdí el tiempo, y si lo miramos en comparación con muchas de las personas que me rodean, si lo hice. No se si me arrepiento, solo se que todo ese tiempo de huir y dejar que el tiempo pasara mirando el techo de mi pieza sin ganas de levantarme me hizo a lo menos pensar en todo y a entender que no siempre tendré respuestas para todo.
Aquellas interminables tardes en esa recordada casa, de ninguna forma fueron una pérdida de tiempo, esas horas de pensar y pensar sin poder moverme y actuar tampoco lo fueron. Sin embargo es inevitable no volverme esclavo del tiempo, y desear que todas esas metas que me puse, en algún momento se cumplan, y que esas cosas que parecían lejanas y que nunca llegarían se han acercado para recordarme que están ahí.

Ayer me encontré después de muchos años con mi amigo Víctor, lo invité a tomarse un café para recordar esos felices días de infancia. Me dijo que no podía, se le hacia tarde para una reunión…

22 comentarios:

LA ESTUDIANTE QUE APRENDE. dijo...

Hola!

Yo también me tomé un tiempo para elegir la carrera. Cuando tengo mil cosas que hacer no corro. Mientras uno corre se te pueden pasar mil cosas por el lado...y más encima corres el riesgo de caer.

No, yo camino a paso firme, mirando, saboreando, oliendo cada instante. Quizás por eso pueden pensar que no m interesa nada, pero no es eso, es simplemente que disfruto los momentos.


Y no hay nada como la infancia. Recuerdos varios y nostalgia por kilos.

Un beso! y nunca uses reloj :D

te respondí en mi blog.
saludos!

Alvaro y sus desvaríos dijo...

paa mitigar el tema de los segundos, minutos y horas, uso un reloj del gato féliz, donde los segundos son estrellitas que salen de un sombrero mágico
se burlan de mi, pero me da igual
saludos ¡¡¡¡

maite dijo...

que tierno el reloj de alvaro..muy maduro jajaja...broma! de verdad lo encuentro tierno.

yo supongo que el amigo victor le dijo que ahora no podia pero que despues de la pega se juntaran a tomarse un happy hour??? o no??? no???? porque me pareceria una roteria monumental, porque por ultimo uno dice esas cosas como frase de buena crianza po...bueno, por lo menos te queda la certeza de que tu si con o sin reloj valoras mas lo que viviste cuando niño que el.


besotes

RIPNE dijo...

Yo si que he perdido tiempo, pero sigo creyendo como tú que esos fueron los mejores años.

Amaya dijo...

Perder el tiempo??? No, para nada. Cuando uno se queda mirando el techo y pensando, son los mejores momentos del día. Lamentablemente ahora vivimos tan apurados que no nos damos tiempo para el ocio... y deberíamos tener siempre tiempo para eso.
Besos

Sutra dijo...

Ay que mal que no tuvieras tiempo de compartir con tu amigo, pero parece que en estos tiempos andamos todos corriendo.
Saludos

Alexandra dijo...

Yo también tenía mis amistades en el barrio cuando era chica, no queda ninguno de ellos, solo yo... hasta mi hermano se fue a vivir a otra parte.
Perdí el contacto con todos. Hace como 2 años me encontré con mi yunta de aquellos años y fue extraño. Nos dimos un gran abrazo y a las dos nos dio mucho gusto vernos, pero habían pasado muchos años y como que ya no teníamos mucho en común. El encuentro fue solo eso, saludarnos, intercambiar algunas palabras y listo.

Anónimo dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmira chuchupeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

XIMENA dijo...

HOLA PASABA A DEJAR SALUDOS......
CUDATE
BASOS
XAU!!!

su amigo Amigo dijo...

Estimado, me hizo pensar con sus palabras... Lamentablemente el mundo esta lleno de reglas, lleno de estructuras a las cuales uno se debe someter...

El tiempo no creo que sea problema, sea este unas horas, unos minutos, unos segundos, el problema esta cuando los tiempo de cada una de las personas no logran sincronizarse...

Es por ello que las personas se ponen de acuerdo para juntarse a tomar ese café, ese happy Hour o que se yo... Para no perder el tiempo en reencontrar la amistad, el amor o el cariño por las personas que se rodean, que queramos o no requiere de ese escazo tiempo que a veces perdemos por la no sincronía...

Un abrazo amigo tuccini, gracias siempre por aguantarme los desahogos, creo que eres el único que después de "mandarte a la /&%/%" o dejarte listo para que tu me mandes a ese mismo lugar, me llamas para saber como estoy

Saludos,
Su amigo Amigo

Rogolagos dijo...

Detesto la frase perder el tiempo.

Siento que las cosas más importantes son las que se hacen cuando uno pierde el tiempo.

saludos

k@pousk¡ dijo...

No hay tiempo perdido solo mal utilizado!
Lo importan es hacer las cosas en el momento justo para ti.
Lindo post.

Gaviota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gaviota dijo...

Eso me pasa todo el tiempo..se me pasa el tiempo...

witch dijo...

Yo me acuerdo que cuando chica pololear un mes era ene tiempo!!!! Ahora pasan los meses y nada cambia, he estado cerca de 4 meses fuera de Chile y todo igual. Todos mas melancolicos nomas, debe ser el frio....

Besos para ti.

Carolina dijo...

estoy contigo, no hay como esa época. Te acuerdas que los veranos eran eternos y las tardes no terminaban nunca, entre andar en bicicleta, jugar con los amigos y ver los monitos tomando milo con leche?
Ahora el tiempo se me pasa volando, siempre pensando en lo que tengo que hacer mañana.

besos!

Simone dijo...

Oiga ya poh, pucha que anda desaparecido... Un beso, para que vuelva al ciberespacio.

Kotita dijo...

Amor! porque no ha escrito nada? le he dejado poco tiempo? debe ser porque cada día estamos concientes de que tenemos menos tiempo para hacer y decir todo lo que queremos...millones de Besitos!!!!

Anónimo dijo...

tay demasiado rico, si la foto que vi eris tu, aplausos

Kine Agent dijo...

La Carolina Jimenez me comentó de tu blog, y justamente "no había tenido tiempo" para leerlo, pero es excusa, porque tiempo hay, solo hay que saber utilizarlo.

concuerdo con un post de arriba que usar el tiempo en tí no es malutilizarlo, al contrario, es necesario

un abrazo. bye!!

Simone dijo...

Pucha Tuccini, pasa el tiempo y nada... Se te echa de menos.

Simone dijo...

Pucha Tuccini, pasa el tiempo y nada... Se te echa de menos.